Guillo de Viaje | Travel | Tienda de Viajes

Ascenso a la cima del Volcán Puracé (Cauca, Colombia)

Cráter del volcán Puracé

Colombia, en su increíble geografía tiene casi 30 volcanes alrededor de las tres cordilleras que atraviesan su territorio. Muchos de estas montañas de fuego son inaccesibles por la exigencia que se requiere para llegar a sus cumbres o por la continua actividad volcánica que tienen lo cual representa un peligro latente para los visitantes y poblaciones aledañas. Sin embargo hay muchas otras que sí se pueden visitar y nos permiten maravillarnos con sus paisajes y por su puesto, con sus cimas y sus cráteres que nos recuerdan que la tierra está viva, que las entrañas rugen con su lava salvaje.

En esta aventura nos dirigimos al departamento del Cauca, al sur occidente de Colombia, específicamente al municipio de Puracé a visitar precisamente el Parque Nacional Natural Puracé. Uno de sus principales atractivos es el volcán del mismo nombre el cual puede ser «conquistado» tras un ascenso moderado. El recorrido presenta diferentes paisajes mientras se atraviesa la majestuosidad y soledad del páramo con su ecosistema único y vital para nuestro planeta. La meta sin duda era llegar hasta el cráter, el cual puede ser completamente visible en un día sin niebla (como nos tocó por fortuna). Este es un corto relato del ascenso a la cima del volcán Puracé.

Punto de Encuentro

Lo primero que hicimos con el grupo de personas que salimos a esta aventura fue un buen desayuno en «Puente Tierra». Ahí comenzamos a prender baterías y a calentar motores complementando la primera comida con una aguapanela bieeen caliente.  Luego, tomamos un bus que hizo un recorrido breve de 3KM hacía la mina de azufre, punto de inicio de la caminata.

IMAG1881 copia

Agua de panela bien caliente 🙂

Mina de Azufre

En este lugar se comienza el calentamiento y el avistamiento del objetivo que se ve «relativamente cerca» pero todo es una ilusión óptica. Dado a su colosal tamaño, pareciera que estuviera «ahí no más»…pero no. La mina de azufre del volcán Puracé como tal es otro atractivo turístico en sí mismo. Hay algunos recorridos internos en la misma. En nuestro caso no la visitamos pues el objetivo era otro y el tiempo estaba medido. El lugar, un domingo, es inhóspito y hasta un poco tenebroso. Parece un escenario sacado de videojuegos de terror como «Silent Hill» o «Resident Evil». Se ve como si estuviera abandonada y da una aspecto escalofriante. De noche debe ser un lugar bieeeeeen miedoso jeje.

Caminata Inicial

Es importante saber que para llegar a la cima desde la mina, el recorrido son aproximadamente 4 horas en full ascenso pronunciado en 3/4 partes del recorrido. Algunos lo hacen en 2.5 horas, yo lo hice en 3h 15 min, ósea que siempre dependerá de tu paso, de tu nivel, de tu adaptación a la altura, tu respiración, qué tan abrigado y listo estés para el clima, de la lluvia, del granizo, del frío, de la neblina, etc, etc. Lo importante es tener una referencia de tiempo. Hay dos opciones para hacer el ascenso.

  1. La opción 1 es para las personas que no dispongan de tanto tiempo o que no tengan un muy buen acondicionamiento físico. Desde la mina ofrecen un servicio (con costo adicional) de transporte en carro hasta la base del volcán, donde están las antenas (por cierto, único lugar donde hay señal para celulares). Esto te ahorra mitad de recorrido, casi dos horas de camino o hasta más.
  2. La segunda opción es para los caminantes que sí tengan más tiempo para hacer el recorrido admirando la belleza del páramo y su condición física se lo permita, que es saliendo de la mina como tal como mencioné al inicio.

Esto es MUY IMPORTANTE porque considero que lo mejor es llegar al cráter, y si no escoges bien tu opción puede que llegues a mitad de camino y se te acabe tu oxígeno y tu energía, lo cual podría ser muy decepcionante pues el objetivo de la excursión es la cima, es el cráter.

Nosotros tomamos la opción desde la mina. Fue un recorrido muy bonito, inicialmente por unos senderos que por el tipo de vegetación, casi no se ven. Es por eso la importancia de ir con guías pues es fácil desviarse de la ruta y el camino se te puede hacer mucho más largo de lo necesario. Te encontrarás con lagunillas y verás cómo va a apareciendo la vegetación típica del páramo. También tendrás una vista privilegiada de algunos sectores de la mina y sus socavones. Caminarás por carretera y luego, según la instrucción de tu guía, tomarás algunos atajos por las montañas que te ahorran un buen tiempo.

Base del Volcán Puracé

Cuando llegues a este punto, habrás coronado la «mitad fácil» del recorrido. Más o menos llevarás 2 horas. En este punto lo recomendado es comer algo, recargar energía, regular la respiración, irte adaptando a la altura y descansar un poco, pero no mucho, para que tu cuerpo no se enfríe. Máximo 20-30 minutos. Aquí usualmente encontrarás una mujeres indígenas muy buena onda que te ofrecen por $1.000 pesos una deliciosa aguapanela y si la quieres con queso y hojaldra, el «combo», cuesta $3.000 pesos.

Piedra del Estudiante

Después de recargar un poco energías, emprendes de nuevo el camino. Acá notarás que ya estás más cerca a la montaña y los vientos se sienten. Es conveniente irse abrigando mejor, poco a poco, para que tu cuerpo se adapte a la temperatura. No olvides hidratarte, aplicarte bloqueador solar pues la radiación y los rayos UV son mucho más fuertes en la altura. En el camino de nuevo verás algunos paisajes imponentes, una especie de frailejón autóctono de la zona y una seguidilla de lagunillas que ambientan el lugar. Sigue tu camino con calma, controlando siempre tu respiración, a tu ritmo. Aquí, como dice la canción, «lo importante no es llegar primero sino saber llegar». Aplica totalmente. Verás poco a poco como te vas acercando hasta que ves un «cima». Cuando llegas, ten en cuenta que aún no has llegado. Llegaste a «la piedra del estudiante». De ahí se divisa el último ascenso, el que sí te llevará a la cima por la parte más difícil del recorrido pues es un camino zigzagueante de piedra semi suelta donde cada paso debes darlo con cuidado. Son 700 metros pero parecen más por la dificultad del camino. Así que ánimo, que ya viene el cráter.

Ascenso Final

Ya entrados en gastos hay que subir, sí o sí. Así que con mucha paciencia y cuidando bien tus pasos ve subiendo a tu ritmo y sin mirar así arriba pues puede ser un poco frustrante por ratos sentir que no avanzas muy rápido. Paciencia. Los últimos 300 metros son los más esperanzadores y los que te dan esa inyección de ánimo que necesitas para llegar. Ya se ve la cima muy cerca.

Objetivo alcanzado: el cráter

Finalmente lo hemos logrado. Hemos llegado a la cima. Caminamos unos metros más y llegamos al filo del cráter donde escucharás un «woooow» al unísono. Es algo que en realidad deslumbra no por la belleza en sí, pues finalmente es un hundimiento rocoso, pero sí por lo que representa. El cráter de un volcán activo. Un lugar que te recuerda que nuestro planeta tierra está vivo. Además, estás a 4.750 metros sobre el nivel del mar. Eso ya es un motivo para sentirte muy bien. Verás algunas emanaciones de gases a lo lejos y sabrás que por ahí podrían salir ríos de magma incandescente o cientos de miles de cenizas que al hacer erupción cambian la geografía de la tierra. Ahí la recomendación es sentarse un rato a admirar este lugar con su particular atractivo. Dependiendo de cómo esté el clima, podrás descansar un poco, tal vez comer algo, platicar con las personas con las que subiste sintiéndote orgulloso por el logro colectivo. Hey, NO TODOS los días estás en la cima de un volcán. Una vez realizas eso te das cuenta de lo que lo has logrado y ese es el momento que queda grabado en tu memoria para siempre. Ese es el motivo por el cual viajamos y por el cual nos avenuturamos a nuevos y exóticos destinos pues son los que quedan para el recuerdo. Cuando vuelvas a mirar tus fotos o videos o simplemente lo recuerdes, dirás «YO ESTUVE AHÍ«.

Descenso

Luego de un momento de introspección y de satisfacción por el logro alcanzado debes comenzar el descenso. Si bien, técnicamente bajar es «más fácil» que subir, en este tipo de terrenos hay que tener mucho cuidado de no pisar mal. Es muy fácil resbalarse o caerse en la roca suelta. La gravedad puede ser una aliada pero también una enemiga. Solo baja a tu ritmo y con cuidado. Te recomiendo ir con buena distancia entre personas para no ocasionar caídas colectivas o pequeños derrumbes de rocas que puedan golpear a las personas que van abajo tuyo.

Verás el mismo paisaje pero ahora en otra perspectiva. Tal vez notarás otras cosas que no habías visto pues de ida el paisaje estuvo a tus espaldas y estabas concentrado en subir. Ahora sí puedes admirar un poco más. Con suerte verás otras lagunas dependiendo del camino que tomes de vuelta.

Recomendación: llega hasta la base del volcán y reagrupate con tu gente y con tu guía. Si no conoces el camino de vuelta a la mina deberás bajar por la carretera y el camino se hace el doble de largo cuando ya solo quieres llegar. Ojo con eso. A mi me pasó y caminé un poco más de la cuenta y por momentos no encontraba el sendero de vuelta por aquello que está oculto bajo la vegetación. Pero bueno, lo encontramos y llegamos de nuevo a la mina donde te esperan con un almuerzo revitalizante. Con el hambre que llegas, te comes lo que sea.

Hasta aquí la aventura pues ya debes retomar tu retorno a casa. Es momento para estirar, hidratarte de nuevo, cambiarte la ropa mojada o húmeda, acomodarte en tu medio de transporte y tratar de dormir. El cuerpo necesita recuperar sus energías después de varias horas de caminata a una gran altura sobre el nivel del mar, con poco oxígeno, pero vale 100% la pena. Si vas al Parque Nacional Puracé, agéndate para este ascenso, es una experiencia como pocas. Totalmente recomendado.

BONUS

Antes de regresar a Cali hicimos una parada de «pits» en Popayán para comer. Fuimos al histórico «Mora Castilla» lugar especial en la «ciudad blanca» para para probar las delicias gastronómicas de la capital caucana. Si pasan por aquí no duden en probar las empanaditas de pipián, tamalito de pipián, carantantas con hogao y por supuesto, el salpicón payanés. Una delicia.

Recomendaciones

Para este tipo de aventuras, si bien es posible ir por tu cuenta, recomiendo que vayas con una agencia o al menos con un transporte contratado que te lleve ida y vuelta Cali-Popayán-Cali o que te quedes de un día para otro pues después de hacer el ascenso, y haber trasnochado, las energías que tengas para manejar regreso a casa serán pocas y no sería recomendable. Es por eso que, para un paseo como estos lo mejor es ir con una agencia que te ofrezca las 3 comidas del día, la guía especializada de la guardia indígena, el servicio de guianza para que aprendas más sobre la zona en que estás y por supuesto, el transporte ida y vuelta hacía Cali para que no tengas que preocuparte por nada más aparte de hacer tu ascenso y alcanzar la cima y el cráter. A esta excursión viajamos con Viajes CHE, quienes se encargaron de toda la logística y permitieron que fuera una gran experiencia. Te los recomiendo para ésta y otras aventuras por el Valle del Cauca y el sur occidente colombiano. Todo el servicio cuesta aproximadamente $125.000 pesos por persona con todo incluido y la tranquilidad de tener todo bajo control.

Si deseas ir por tu cuenta, las recomendaciones serían las siguientes:

Cómo llegar:

  • Popayán-Crucero: debes tomar un bus desde Popayán, preferiblemente el de las 5am que te deje en el «Crucero de la mina». La empresa que brinda este servicio es Sotranscauca. El recorrido es de aproximadamente 2 horas y cuesta $10.000 pesos por trayecto.
  • En el Crucero de la mina estarás tipo 7am si tomaste el bus de las 5am en Popayán. Luego debes caminar unos 30 minutos aproximadamente hasta llegar a Pilimbalá, que es la entrada del parque. A la vuelta, el último bus hacia Popayán sale a las 5pm, para que lo tengas en cuenta.
  • Si regresas a Cali, el transporte vale $30.000 pesos por trayecto.

Costo de la entrada, guianza y almuerzos

  • El costo de la entrada al parque son aproximadamente $10.000 pesos.
  • La guianza tiene un costo de $30.000 pesos para un guía por cada 5 personas.
  • El desayuno en Puente de Tierra tiene un valor de $5.000 pesos.
  • El almuerzo y la cena, cada uno cuestan $11.000 pesos.

En resumen, el costo aproximado si vas por tu cuenta desde Cali incluyendo el transporte público, la entrada, la guianza  y la comida es de $115.000 por persona. Puede variar si contratas el transporte con un grupo de amigos.

Espero que esta guía te sirva y te animes a conocer la cima de una montaña de fuego tan poderosa e imponente como lo es el volcán Puracé en el Parque Nacional Natural Puracé. Una aventura 100% recomendada.

                        

About author View all posts

Guillo

Apasionado de la tecnología, las redes sociales, el cine y los viajes. Viajar es una de mis principales motivaciones para vivir, siempre estoy pensando en mi próximo destino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat