Guillo de Viaje | Travel | Tienda de Viajes

La vuelta a Occidente: un recorrido por 5 corregimientos de Cali

Pichindé

Aunque muchos no lo tengamos muy presente, Cali es mucho más que su casco urbano. De hecho, el 75% del su territorio es rural y está conformado por 15 corregimientos que rodean a la ciudad. Todos hacen parte de Cali y cada uno tiene su encanto, sus lugares por conocer y explorar. Lejos de ser metrópolis urbanizadas, son poblaciones en medio de las montañas y cordilleras, rodeadas de naturaleza, de verde, de ríos, de quebradas, riachuelos y una gran biodiversidad. Aunque el dicho popular diga que «Cali es Cali…y lo demás es loma», pues la Cali rural, también es loma.

Los 15 corregimientos son:

  1. La Buitrera
  2. El Saladito
  3. Felidia
  4. El Hormiguero
  5. Golondrinas
  6. Montebello
  7. Navarro
  8. Pance
  9. Pichindé
  10. Villacarmelo
  11. La Castilla
  12. La Elvira
  13. La Leonera
  14. La Paz
  15. Los Andes

En este recorrido visitamos cinco (5) en particular localizados cerca a la zona occidental de la ciudad, en la vía al mar. Puntualmente estuvimos en: El Saladito, Felidia, La Leonera, Pichindé y Los Andes. A continuación les comparto algunos de los planes que se pueden hacer aquí o lugares que se deben visitar.

Via al Mar

El recorrido a la vuelta a occidente comienza subiendo la vía al mar. La carretera que conecta a Cali con Buenaventura y al océano pacífico. A escasos 15 minutos de comenzar el ascenso se puede hacer una parada para observar el paisaje. Las montañas que rodean a Cali son imponentes. De igual forma se puede apreciar el proyecto de «Terrón Coloreado» que consiste en un grupo de voluntarios que han ido pintando poco a poco las casas de la comuna 1, del barrio Terrón Colorado para de alguna forma crear un sentido de pertenencia entre los habitantes de la zona al mismo tiempo que se embellecen sus viviendas. Es un proyecto social muy interesante.

Ahí mismo podrás encontrar, al lado de la carretera, casetas donde te venden la popular leche de cabra (a la cual le agregan miel de abejas, kola granulada y otras cosillas más), muy buena para las enfermedades respiratorias. Puedes interactuar también con los cabritas, ovejas y chivos que tienen los dueños de las tienditas. Si estás de ánimo para iniciar el día con algo dulce, no dejes de probar las obleas, muy típicas de casi todo Colombia. Pídelas con todo, es una mezcla de sabores.

El Saladito

El primer corregimiento que se visita en este recorrido es El Saladito. Lleva su nombre por ser el lugar donde los trabajadores que laboraban en el ferrocarril, muchos años atrás, paraban en este lugar a cambiarse sus vestimentas cargadas de sal, razón por la cual el sitio quedó nombrado de esa forma. Aquí podemos visitar la iglesia principal que se encuentra en una pequeña loma. Dicha iglesia fue construida por una dama adinerada de la región que patrocinó la construcción de la misma al ser muy devota. La iglesia está en honor al sagrado corazón de Jesús y la virgen María como se puede apreciar en el altar.

Felidia

Después de un muy corta parada el El Saladito, seguimos a Felidia. Este corregimiento es un poco más grande y tiene una plaza central por lo cual pareciese ser un pequeño municipio. La plaza es bien particular porque en su centro no hay santos ni próceres de la independencia. En cambio, hay un monumento con tres avionetas con la bandera cubana en honor a los pilotos procedentes de la isla que se estrellaron cerca a la población de Felidia en 1.937. En memoria de este trágico accidente se creó este monumento. El entonces mandatario de Cuba, Fulgencio Batista, en homenaje a la ayuda y solidaridad de la comunidad con sus compatriotas en las labores de rescate y demás, donó una réplica de la santa cubana, la Virgen de la Caridad del Cobre, la cual está expuesta en la iglesia del pueblo junto con su leyenda.

Luego de salir del pueblo, una buena opción es ir al río Felidia cuyas refrescantes, aunque heladas, aguas son perfectas para una mañana calurosa. Un corto chapuzón es ideal para continuar con la travesía.

La Leonera

A pocos minutos y siguiendo el camino llegamos ahora al siguiente corregimiento, La Leonera. A diferencia de El Saladito y Felidia, este no tiene una cabecera ni una plaza como tal; los habitantes de esta región están esparcidos por las montañas aledañas por las diferentes veredas. Aquí el camino nos llevó al Centro Cultural La Leonera. Este fue el punto de encuentro para dirigirnos a una joya escondida: Bichacué Yath. Es un bosque encantado literal donde se mezcla perfectamente el arte con la naturaleza. Sus creadores han realizado un gran gestión para hacer del lugar un sitio de aprendizaje y conciencia ambiental.

Desde el primer momento que entras te das cuenta que no estás en un lugar normal. En el recorrido literalmente te acompañan hadas, duendes, faunos y otros seres místicos de la naturaleza que se mimetizan en el paisaje. Verás también a la madre naturaleza expresarse de muchas formas, la verás incluso gritar si eres observador y estás abierto a nuevas experiencias.

Aparte de la caminata por los senderos ecológicos donde te encontrarás también con el mohán y la patasola, te darán una pequeña clase al aire libre en un aula abierta sobre conservación del medio ambiente. Después de pasar por puentes y seguir explorando este bosque encantado te llevarán a un lugar para que puedas pintar con tintas naturales. Un ejercicio creativo y relajante.

Totalmente recomendado visitar este particular y único lugar, principal atractivo del corregimiento de La Leonera. Si quieres más información (costos, indicaciones, recomendaciones) puedes visitar este enlace: Bichacué Yath: naturaleza, arte y magia.

Si lo que tienes es hambre, a pocos minutos subiendo por la carretera saliendo por el Centro Cultural después de haber visitado Bichacué Yath, te encontrarás con algunos restaurantes locales en los cuales te ofrecerán el tradicional fiambre trochero, que básicamente es una mezcla de arroz, papá, maduro, chorizo, pollo y carne, todo envuelto en una hoja de plátano, lo que le da un sabor muy particular. Esto te quita el hambre sí o sí. Muy rico, pa’ qué que sí.

Tradicional fiambre trochero

Tradicional fiambre trochero

Pichindé

Continuando ahora el recorrido llegamos a Pichindé. Este lugar es famoso por sus ríos principalmente, el río Pichindé y Pichendecito (tan tiernos ¿no? jaja). Hay varios charcos de fácil acceso y a sus alrededores encontrarás muchos lugares de comida típica. Si tienes sed, te recomiendo el champús bien frío. Aunque si tienes hambre también sirve esta opción jeje. Un poco más abajo está su iglesia principal que parece estar en medio de la nada lo que la hace de alguna manera especial. Ver las banderas de Colombia y del Valle del Cauca ondearse con el viento de la tarde es una experiencia interesante (si eres colombiano, con mayor razón). El recorrido por aquí es rápido y corto si no vas con intención de refrescarte en el río y pasar el día en sus ricas, aunque a veces muy frías (para mi) aguas.

Los Andes

Para finalizar la ruta nos dirigimos ahora el corregimiento de Los Andes. Este lugar sí que tiene un par de atracciones que vale la pena ver. Quizás algunos caleños o visitantes ya estuvieron en esta zona y no supieron siquiera dónde estuvieron realmente. El primer lugar a visitar, en la vereda de Yanaconas, es la Virgen de Yanaconas. Ofrece unas vistas geniales de las montañas que rodean Cali y desde ahí se puede ver al guardián protector de Cali, al Señor de los Cristales o más comunmente llamado Cristo Rey. Podríamos decir entonces que si Cristo Rey es nuestro guardián, la Virgen de Yanaconas, es la suya (finalmente es su madre ¿no?).

El monumento a Cristo Rey es un lugar que definitivamente debes visitar si estás en Cali. Por un lado es una colosal estatua de 26 metros de altura que tal vez no será más alta que el famoso corcovado de Río de Janeiro pero sí tiene incluso más detalles en su diseño. Aquí podrás además comprar comidas típicas como: arepas con queso, arepas de choclo, chorizos, obleas, mazorcas, merengones….para todos los gustos hay algo. De igual manera podrás comprar algunas artesanías o souvenirs de Cali que en otros lados no se consiguen fácilmente.

Aparte de las vistas increíbles que tendrás de Cali, puedes esperar a que aparezca Alejo El Gato, guía oficial de lugar y te cuente un poco sobre las leyendas de Cristo Rey, Las Tres Cruces, La Virgen de Yanaconas, el mito de Busiraco, entre otros. Es muy divertido y te aseguro que con su carisma te cautivará. También puedes tomarte una foto instantánea junto con tu familia o amigos (o solo si es del caso, no hay lío) y la gran estatua. Ellos son expertos para tomarla desde el ángulo exacto para que salga genial. Como la estatua está iluminada, puede visitarse sin problema de día o de noche, en ambos escenarios es algo que se recomienda ver.

De bajada regresando a Cali puedes ver unos geoglifos muy particulares al lado de la carretera con rostros de indígenas nativos. Llaman mucho la atención, seguro los verás cuando pases por ahí.

Ya rumbo a casa nos encontramos en el camino con las señoras de las mazorcas, situadas en el comienzo de la avenida circunvalar, o avenida los cerros. Es otra comida típica de Cali que recomiendo probar para que la experiencia sea bien valluna, bien caleña.

Mazorca callejera

Mazorca callejera

Como pueden ver, Cali tiene mucho por ver, mucho por conocer, mucho por explorar. Ya tendremos la oportunidad, si Dios lo permite, de explorar los otros 10 corregimientos para descubrir todos esos lugares especiales y escondidos que están tan lejos y tan cerca.

En esta ocasión tuvimos la oportunidad de hacer este recorrido con la gente de «Turismo Familiar», un proyecto de turismo rural y ecológico muy interesante. Fue una gran salida, muy organizada, muy tranquila, amena y, como su nombre lo dice, muy familiar. Pueden contactarse con Maria Helena al 301 2220919 o en su página de facebook para mayor información. Ella es súper amable y cordial. Les puede ofrecer otras opciones de turismo rural en el Valle del Cauca y en Colombia.

About author View all posts

Guillo

Apasionado de la tecnología, las redes sociales, el cine y los viajes. Viajar es una de mis principales motivaciones para vivir, siempre estoy pensando en mi próximo destino.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Abrir chat